viernes, 30 de mayo de 2014

El Ataque de las Hormigas Gigantes


Tras la segunda parte del la galería de portadas del magazine alemán Utopia que por azares del destino se convirtió en una edición repleta de bichos del espacio exterior no pude sacarme de la cabeza imágenes de bichos gigantes invadiendo la tierra, entre todas ellas siempre fueron recurrentes las hormigas gigantes de Them! (1954), película dirigida por Gordon Duglas en pleno furor del peligro atómico producida por la carrera nuclear de la guerra fría. Esta situación propicia el trasfondo para que Gordon nos introduzca poco a poco en una historia que despunta casi a modo de thriller con un grupo de policías que encuentran una niña en estado de shock la cual no sabe cómo ni cuando llego allí. El misterio se amplía con los reportes de extrañas desapariciones en los alrededores que ponen en estado de alerta al sargento Peterson el cual decide tomar un grupo de hombres para investigar el lugar donde apareció la niña, encontrando, para su sorpresa, que las hormigas de la zona han mutado gracias a las pruebas nucleares que el ejército norteamericano ha realizado en esa parte del país, convirtiendo a los inofensivos insectos en gigantescas maquinas de destrucción que se esconden en un enorme hormiguero en el cual almacenan los cuerpos de sus víctimas para poder alimentarse de ellos. 


Tras este primer acto, en el que Peterson y sus hombres nos revela la naturaleza de la amenaza, la película entra directamente en el terreno de la ciencia ficción con un aparte que es un chicle del género pero que a mí en particular me encanta y es la consulta con los científicos de turno, en este caso  representado por el profesor Meldfor y su hija que servirán de apoyo técnico para Peterson explicándole la mejor manera de deshacerse de la amenaza mutante. Así empezaran los primeros ataques al nido de la hormigas que serán bombardeadas con altas dosis de insecticida, pero para desgracia de los humanos dos hormigas reinas escapan del lugar expandiendo la amenaza a otros lugares del país en el que los casos de desapariciones están a la orden de día, lo que precipitara la irremediable participación del ejercito de los Estados Unidos que descaradamente se hacen los de la vista gorda ante las acusaciones por parte de un sector de la población que asocian las mutaciones de las hormigas con las pruebas atómicas realizadas por el gobierno norteamericano. Este aparte es aprovechado magistralmente por Gordon para introducir algunos comentarios en los que se critica al gobierno establecido y su posición frente a eventos que perjudiquen su imagen, en especial lo que se refiere a la campaña armamentística que se vivió durante el periodo de la guerra fría la cual sin duda es la culpable de terror atómico reinante en esa época. 


Todo esto prepara el terreno para el inevitable enfrentamiento entre las hormigas gigantes y el ejercito humano que armado hasta los dientes defiende a la población de la periferia de las ciudades, lugar en el que inicia el ataque insectoide, regalándonos una seguidilla de escenas memorables que a pesar de los años aun resultan igual de estimulantes como hace 50 años, en especial por ese espantoso sonido que identifica la llegada de las hormigas y que aun ahora, tras una nueva visualización, me hace saltar del asiento viendo como esas tenazas gigantes acaban con los parroquianos descuidados que no saben que no deben salir de casa cuando se está viviendo una invasión de hormigas gigantes, aunque estas estén condenadas a morir, porque no nos engañemos, era claro que los humanos se quedarían con este batalla, pero no sin antes dejarnos un mensaje de advertencia en el palabras del profesor Meldfor el cual al finalizar la película se pregunta si esta será la última catástrofe que el uso de la energía atómica produzca a la humanidad. 

                                       

jueves, 29 de mayo de 2014

Luchando Contra la Censura II


Si el crimen es representado, lo será como una actividad sórdida y desagradable.
                             
                                                                                                                          aparte del Comic Code Authority
                                           
Que puede hacer más feliz a un hombre que trabaja todo el día que llegar a casa y utilizar su juego de herramientas favorito, en especial esa hacha que tanto a afilado por semanas la cual le servirá para descuartizar con mayor facilidad el cadáver de la persona que acaba de asesinar. Este parece ser el mensaje de esta increíble portada de Crime Suspense Stories # 54 que aun con el Comic Code en plena vigencia se atreve a publicar este tipo de imágenes dejando claro las pretensiones de EC Comics que seguiría dando la lucha hasta que las presiones de Fredric Wertham y su equipo terminarían por minar la fortaleza de la editorial que se vería obligada a dar un viraje total a sus publicaciones pasando de historias en las que se encontraban series de terror, ciencia ficción y historias bélicas a series encabezadas por médicos, abogados y periodistas que vivían sendos romances en cada numero lo que irremediablemente llevaría a la quiebra a la compañía que con esta nueva línea perdió la mayoría de sus lectores los cuales añoraban el regreso de los buenos tiempos de la EC para así ser víctimas, una vez más, de las horribles pesadillas que les producían leer las historias de la editorial. 

En ediciones anteriores

miércoles, 28 de mayo de 2014

Volcán del Mal


Me encuentro casi por casualidad con esta imagen del libro James Bond: The Secret World of 007 escrito por Alastair Dougall el cual realiza una amplia investigación sobre el mundo cinematográfico del agente secreto más famosos de la historia. Desde planos de los vehículos utilizados en las películas, gadgets que fueron descartados, pasando por la estructura cabeza por cabeza del M16,  hasta la historia pormenorizada de cada uno de los romances -con un énfasis especial en la anatomía de las féminas que acompañaron al Sr. Bond- se encuentran en las páginas del libro. Sin embargo mi parte favorita es el amplio catalogo de las bases secretas de los villanos de turno, de todas ellas me quedo con el volcán de You Only Live Twice (1967), una obra increíble de ingeniería con la que el terrible Blofeld intenta desatar la tercera guerra mundial.

martes, 27 de mayo de 2014

Momentos POP – Superheroes, Asesinos y Mitología Pop


Bill: como sabes, me gustan todos los cómics. Especialmente los de los superhéroes. Encuentro que toda la mitología que rodea a los superhéroes es fascinante. Piensa en mi héroe favorito, Superman. No tiene un gran argumento, ni tampoco es un buen dibujo, pero la mitología.... su mitología no sólo es genial, es única. Verás, algo básico en la mitología de los cómics es que cada superhéroe tiene su alterego. Batman no es otro que Bruce Wayne, Spiderman se llama Peter Parker. Cuando el personaje se despierta por las mañanas sólo es Peter Parker. Tiene que ponerse un traje para convertirse en Spiderman. Y esa es la característica que hace de Superman algo único. Superman no se convirtió en Superman, sino que nació como Superman. Cuando se despierta cada mañana es Superman. Su alterego es Clark Kent. Y su traje, el que lleva esa enorme S, es la prenda en la que estaba envuelto cuando le encontraron los Kent siendo un bebé. Esa es su ropa. Lo demás, las gafas, el traje azul..., es su disfraz. Es el disfraz que Superman se pone para ser uno más de nosotros. Clark Kent es su visión de nosotros. Y ¿ cuáles son las características de Clark Kent ? Es débil, no confía en sí mismo... es un cobarde. Clark Kent, Superman, critica así a toda la raza humana. Igual que Beatrix Kiddo a la señora de Tommy Plimpton...
Beatrix: ya vamos al grano
Bill: tú podrías disfrazarte de Arlene Plimpton. Pero naciste siendo Beatrix Kiddo. Y cada mañana al despertar seguirías siendo Beatrix Kiddo.
Beatrix: ¿ Estás llamándome superhéroe ?
Bill: te llamo asesina. Desde el día en que naciste. Siempre lo has sido y siempre lo serás. Vivir en El Paso, trabajar en una tienda de discos, ir al cine con Tommy, recortar cupones... es sólo la forma que tienes de disfrazarte de abeja obrera para intentar diluirte en el enjambre pero tú no eres una obrera, eres una asesina renegada. Y por muchas cervezas que te tomes y barbacoas que hagas, y por mucho que engordes, nada en el mundo cambiará ese hecho.

Quentin Tarantino aprovecha los momentos finales del enfrentamiento entre Bill y Beatrix para colarnos una reflexión en la que cabe de todo, desde mitología comiquera hasta pensamientos existencialistas. Todo esto en la irregular Kill Bill 2 que como cierre de la historia funciona de maravilla pero como película individual se queda corta ante la majestuosidad de su predecesora.  

domingo, 25 de mayo de 2014

Galería de Portadas Utopía II

Continuo con la recopilación de portada del magazine alemán Utopia mientras sigo buscando en los más recónditos lugares de la Internet algún alma caritativa que haya subido los numero para disfrute general del publico que busca perderse en las historias de ciencia ficción de la posguerra.


Dos hombres se enfrentan contra un ejército de hormigas gigantes, irremediablemente se me viene a la cabeza una escena de la genial Starship Troopers (1997) en la que el ejercito humano es asediado por una marejada con no muy buenos resultados, esperemos que nuestros dos aventurares hayan corrido con mejor suerte.


La exploración espacial tiene sus riegos, nunca sabes con te puedas encontrar en los planetas más allá de las fronteras de la galaxia conocida. Esto parece ser lo que le pasa al par de cosmonautas que son atrapados por un árbol pulo, definitivamente la ciencia ficción aguanta de todo. 


Si los cosmonautas de la portada anterior la pasaban mal dentro del bosque pulpo que puedo decir de este aventurero espacial ataviado con un bonito traje en forma de escafandra que por asares del destino aterrizo en un planeta dominado por mantis religiosas gigantes que a simple viste parecen ser poco amistosas, mala suerte amigo.


La gente de Utopía si que saber hacer portadas, esta por ejemplo es una de las mejores que he visto en la que un hombre elegantemente vestido y empuñando una potente arma de rayos láser se enfrenta a un grupo de criaturas del planeta Neptuno parientes cercanas de mi querido Monstruo de la Laguna Negra.


Finalmente tenemos otro grupo de exploradores que completan esta edición que sin pensarlo se convirtió en una edición especial bichos, en una portada en la que el dominio humano por fin se hace presente con un equipo desertor de la saga Star Trek que se da a la caza de pequeñas arañas espaciales a la espera de desafíos mucho más interesantes como es costumbre en la franquicia creada por Gene Roddenberry.

En ediciones anteriores

viernes, 23 de mayo de 2014

Patadas Apócrifas –Dragón Lee


Continuo con el inexorable repaso por los Bruce Lee de segunda mando, el turno es ahora para Mun Gyeong-Seok, conocido en el mundo de cine de artes marciales como Dragón Lee que dejo una temprana carrera en el Taekwondo para adentrarse en el mundo de las películas de bajo presupuesto tras un campeonato en el que uno de los asistentes (productor independiente) le dijo que era muy parecido a Bruce Lee. Uno de sus primero papeles de importancia lo realiza en The Real Bruce Lee (1976), una especie de documental trucado que muestra la infancia del pequeño dragón como gancho para una posterior película que bebería de la línea temática de Fists of Fury (1972) en la que Seok digamos que intenta parecerse a Bruce Lee porque seamos honestos, Dragon Lee no es que se parezca mucho, de hecho parece más una caricatura que otra cosa gracias a los movimientos exagerados que realiza en la película. 


Dragon Lee también participa en The Clones of Bruce Lee (1977), película emblemática del bruceploitation en la que compartiría escenario con Bruce Le y Bruce Lai en una de las mejoras piezas del genero que hay que ver si te sientes medianamente interesado en recorrer los tortuosos caminos del cine de explotación.  Regresando con Seok lo veremos pasearse por infumables productos bajo presupuesteros que dan más grima que otra cosa, de todos ellos se puede rescatar Golden Dragon Silver Snake (1979) una película entre cine de artes marciales, blaxploitation y comedia absurda que da como resultado un  subproducto que en este momento puede ser el santo grial del cine de artes marciales del cual es casi imposible encontrar copias del montaje original.


Ya alejándose del camino de la bruceploitation, Dragon Lee filma una de sus películas más recordadas Secret Ninja Roaring Tiger (1982) una película de culto en la que Lee es un campeón de artes marciales que se verá envuelto en una cruzada para rescatar a la hija de uno de los más grandes terratenientes del país. En esta búsqueda se encontrara con múltiples rivales que proporcionaran la excusa perfecta para rodar espectaculares escenas de acción en las que Dragon Lee explota toda su capacidad regalándonos grandes momentos dentro del cine de artes marciales, en una especie de canto de cisne al ser una de sus últimas películas con las que por fin pudo alcanzar el reconocimiento que como clon de Bruce Lee le fue esquivo. 

                                      

En ediciones anteriores

Bruce Li
Bruce Le

jueves, 22 de mayo de 2014

La Mejor Manera de Morir


Landsman, hijo y nieto paterno de suicidas, ha visto a seres humanos quitarse de en medio de todas las formas posibles, desde las más ineptas a las más eficaces. Sabe cómo tiene que hacerse y cómo no. Tirarse desde puentes y desde ventanas de hoteles: pintoresco pero peliagudo. Tirarse por huecos de escaleras: poco seguro, impulsivo y demasiado parecido a una muerte accidental. Cortarse las venas, con o sin la variante popular pero innecesaria de la bañera: más difícil de lo que parece y teñido de un amor más bien femenino por la teatralidad. El destripamiento ritual con una espada samurái: muy duro, se tarda un segundo y en un yid quedaría muy afectado. Landsman nunca ha visto un suicidio de este último estilo, pero una vez conoció a un noz que decía que él sí lo había visto. El abuelo de Landsman se tiró bajo las ruedas de un tranvía en Lodz, con lo cual demostró un grado de determinación que Landsman siempre ha admirado. Su padre usó tabletas de cien miligramos de Nembutal, que ayudó a bajar con un vaso de vodka de alcaravea, un método muy recomendable. Añádase una bolsa de plástico sobre la cabeza, amplia y sin agujeros, y tendrá usted algo limpio, silencioso y fiable. Pero cuando se imagina quitándose la vida, a Landsman le gusta hacerlo con pistola, como Melekh Gaystik, el campeón del mundo. La 39 recortada que él tiene es un sholem más que suficiente para la tarea. Si sabes dónde poner la boca del cañón (justo dentro del ángulo del mentón) y cómo dirigir el disparo (a veinte grados de la vertical, hacia el núcleo reptiliano del cerebro), es rápido y fiable. Sucio, pero Landsman no tiene escrúpulos, por alguna razón, a la hora de dejar atrás un buen fregado.

Michael Chabon escribe en El Sindicato de Policía Yidish esta brutal reflexión sobre la mejor manera de suicidarse a través de Mayer Landsman, detective alcohólico que representa todos los esquemas establecidos de la novela negra al presentarse como un anti héroe con el que es casi imposible no empatizar por eso no sorprende su recurrente visión pesimista de la vida,  aunque en manos de Chabon resulta mucho más desesperanzadora de lo habitual.

martes, 20 de mayo de 2014

Luchando Contra la Censura


Las escenas que traten o sean asociados con muertos vivientes, tortura, vampiros y vampirismos, ghouls, canibalismo y licantropía están prohibidas
                                                                                                                    aparte del Comic Code Authority

En 1954 el Comic Code Authority entro en vigencia, finalizando así una casa de brujas encabezada por Fredric Wertham el cual achacaba la creciente violencia juvenil a la lectura de comics que dentro de sus páginas publicaban escenas de violencia explicita que según Wertham incitaba a los jóvenes lectores a imitar lo que allí veían. Por supuesto la violencia explicita no fue el único flanco que el Comic Code ataco, las historias de terror en general fueron víctimas de la censura por que al parecer los zombies, vampiros, hombres lobos y demás monstruos clásicos perturbaban las mentes de los pequeños lectores que sudaban bajo sus mantas al leer a escondidas de sus padres historias como Out Of His Head! comic que acompaña este post y que fue publicado en The Vault of Horror # 32 en el cual Jack Davis nos narra la historia de un abogado que decide deshacerse de su socio para quedarse con los beneficios de un caso, con tan mala suerte que este regresa de la tumba para cobrar venganza.

lunes, 19 de mayo de 2014

De Viaje al Planeta Mongo


Uno de los comics de ciencia ficción más emblemáticos de la historia es sin duda Flash Gordon, creación del guionista Alex Raymond que surge en respuesta a otro icono de las tiras cómicas Buck Rogers que para la época acaparaba el mercado de las revistas pulp pero que con la introducción de Flash Gordon quedo en un segundo plano, gracias en parte a los seriales creados por la Universal que se convirtieron en un éxito inmediato. La fama de personaje perduro por más de treinta años pero poco a poco se fue diluyendo con la llegada de nuevas aventuras galácticas más acordes con los preceptos de la época que acaparaban la mayoría de las miradas a la cabeza de Star Trek y Star Wars. Curiosamente George Lucas quiso llevar a la gran pantalla las aventuras de Flash Gordon, pero los derechos estaban en manos de Dino De Laurentiis que tenía entre manos la idea de plantarle frente a la saga galáctica de Lucas con una adaptación dirigida por Federico Fellini el cual rechazo rápidamente la oferta del productor italiano que quedo con el proyecto varado por algún tiempo hasta que recluto Mike Hodges un director menos conocido pero que no le temblaba la mano a la hora de enfrentarse a las psicotronicas ideas de Delaurentiis.


Así nace Flash Gordon, space opera protagonizada por Sam J Jones que con una desfachatez poco usual se pone en la piel del héroe pulp en una aventura que lo llevara al reino de Mongo gobernado por el despiadado Emperador Ming encarnado por Max von Sydow el cual logra una caracterización perfecta del villano espacial destacando sobremanera  sobre el resto del elenco que se complementa con Melody Anderson como la damisela en problemas Dale Arden, el ganador del Globo de Oro Chain Topol como el doctor Hanz Zarkov y la maciza Ornella Mutti como la seductora Princesa Aura para cerrar un plantel que interpretativamente se queda corto pero que por lo menos cumple con las necesidades de la película de Hodges.


En cuanto a la historia es una típica cruzada del héroe en la que Flash Gordon se enfrentara contra el Emperador Ming el cual está causando graves estragos en la tierra provocando terremotos e inundaciones para menguar la voluntad humana y así tener una conquista mucho más fácil. Por supuesto Flash se interpondrá en los planes de Ming regalándonos escenas de batalla absurdas como la inicial en la que la guardia personal de Ming le está dando una paliza a Flash, pero que tras poner en sus manos un objeto que simula ser un balón de futbol americano cobra súper poderes dignos de Hulk y arremete tecleada tras tecleada contra los esbirros del emperador que ahora parecen unos completos papanatas contras las técnicas del héroe terrícola.


Y esto es sucede en los primeros minutos de la película, el resto del metraje nos guardara más momentos como este, en especial desde que Flash se alía con los reinos oprimidos del planeta Mongo para derrotar al terrible Emperador Ming, regalándonos escenas repletas de coreografías sobreactuadas y malos efectos especiales. Pese a esto no puedo negar que la diversión está asegurada, ya sea por lo absurdo de su guión, por sus personajes sacados de la visión más pulp del comic de Rymon, por sus efectos especiales repletos de rayos laser y paneles de bombillitos o por lo genial que es ver a von Sydow como el malvado Ming, Flash Gordon es una de esas películas a las que la frase..es una película tan mala que resulta siendo buena representa a las mil maravillas.

                   

domingo, 18 de mayo de 2014

Poster del Domingo - Godzilla

Hace un par de días se estreno en todo el mundo Godzilla, enésima versión del monstruo nipón que cuenta con la dirección de Gareth Edward que ya había incursionado en el mundo monstruil con la irregular Monsters ( 2010) lo que a priori le da las credenciales para enfrentarse a esta nueva recreación. Quienes la han visto dicen que es mejor que el Godzilla (1998) de Roland Emmerich, tarea no demasiado complejo porque  la peli de los noventas es normalita pero que no alcanza a llenar las expectativas que se habían generado con los tráilers. Miedo me da porque es una de la películas que más ganas de ver tengo este año, cruzo los dedos porque los comentarios generalizados de que la peli no es lo que se esperaba sean rabietas de listillos que no aprecian la destrucción masiva que Godzilla puede ofrecer. Mientras llega el momento de resolver la duda sobre si Edward pudo captar o no lo maravilloso que es el mundo godzillesco que mejor que un repaso por algunos de los poster más emblemáticos de la franquicia nipona. 


Como no empezar por Godzilla (1954) obra primigenia del sub genero conocido como Kaiju Eiga en la que un monstruo gigante surge del mar para atormentar una pequeña aldea de pescadores la cual es demasiado pequeña para el deseo de destrucción del monstruo que no tiene una mejor idea que dirigirse a Tokyo para acabar con todo lo que encuentra a su paso como podemos ver en el poster promocional que nos enseña a un Godzilla lanzando su clásico rayo atómico mientras los habitantes de la ciudad miran aterrorizados a excepción del tipo del parche que con la ceja arqueada mira hacia otra dirección con cara de esconder algo. 


Si Godzilla no es suficiente para destruir todo Tokyo entonces consigámosle un poco de ayuda, y que mejor idea que traer al rey Kong de la Isla Calavera para que juntos acaben con lo poco que queda en pie.  A grandes rasgos esta es la premisa de King Kong Vs. Godzilla (1962) en la que nuevamente esta tras las cámaras Ishiro Onda que con los pocos recursos que tienen nos regala una de las mejores películas de toda la saga gracias a los absurdo de su historia que esta exclusivamente al servicio del combate entre dos de los monstruos más emblemáticos de la historia del cine.


Luego de enfrentarse con King Kong, Godzilla se enfrento con Mothra, Ghidrha, Monster Zero y The Sea Monster en una seguidilla de películas que intentaban copiar la formula de la película del 62 enfrentando al gigante verde contra cualquier alimaña salida de la imaginación de los productores de la Toho. Esta línea terminaría con Son of Godzilla (1967) película más cercana a la comedia y que resulta en mi opinión una obra menor dentro de la saga gracias a la presencia del primogénito de Godzilla que lo único que sabe hacer es robar tiempo en pantalla cuando lo que realmente queremos ver es al padre enfrentarse contra las mantis religiosas gigantes. 


Planeada como la última película de la serie Destroy All Monsters (1968) es una de las mejores películas de la saga godzillesca en la que todos los monstruos visto en las películas anteriores (11 en total) caen bajo el control de una raza alienígena que no quiere otra cosa que la acostumbrada conquista de la tierra. Es entonces cuando todos los gobiernos del mundo se unen para enfrentar la doble amenaza que representan los monstruos y los alienígenas en una película que no tiene desperdicio alguno gracias a su increíble ritmo que no te da tiempo a respirar con la cantidad de destrucción que se ve en pantalla.


Tras el éxito de Destroy All Monsters la Toho decidió continuar la serie y que mejor forma de hacerlo que con una formula ya probada, así que de nuevo tenemos a Godzilla enfrentándose con Hedorah, Gigan, Megalon y Mechagodzilla. Este ultimo daría tanto juego que dio hasta para una secuela Terror of Mechagodzilla (1975) en una película que lo tiene todo, extraterrestres, cybors, científicos locos, robots gigantes y por su puesto un guion que desesperadamente intenta unir todas las piezas. Lastimosamente la película fue un fracaso absoluto en taquilla dejando las arcas de la productora con déficit importante lo que llevo a cancelar definitivamente la serie dejando tras de sí 15 películas que con mayor o menor acierto hacen parte del imaginario colectivo del al subcultura pop. 

sábado, 17 de mayo de 2014

¿Quién Mato A Laura Palmer?, Realmente No Me Importa


“No tengo la menor idea de a dónde nos conducirá todo esto, pero tengo la firme sensación de que será un lugar tan extraño como maravilloso”, Dale Cooper.

Termino la primera temporada de Twin Peaks con un gran sabor de boca, a pesar de que la season finale (no sé si para 1990 existiese este concepto tal cual lo conocemos ahora) me resulto algo floja quedo con una sensación generalizada de que su estatus de serie de culto es bien merecida. Recuerdo que a principios de la década anterior pude ver algunos capítulos, pero en aquel momento esperaba encontrarme con una iniciática X-Files, pero la serie de David Lynch va más allá del monstruo de la semana (que me encanta igual) llevando al paroxismo la idea de pueblo chico infierno grande en una obra coral que se caracteriza por los secretos que esconden cada uno de los habitantes del pueblo y que conforme avanzan los capítulos nos iremos dando cuenta cuáles son sus verdaderas intenciones. 


Son estos personajes los que hacen grande a la serie de Lynch que logra construir una estructura narrativa que bebe de lo extraño y a veces del sin sentido sin que esta resulte abrumadora. No es gratuito entonces que personajes como La Señora Leño, una mujer que carga un tronco como si fuera un bebe y con el cual asegura tener una conexión psíquica o Nadine Hurley una mujer con un parche en un ojo psicológicamente inestable aparezcan de vez en cuando para ofrecernos un espectáculo bizarro que nada aporta a la trama principal pero que resulta sumamente atractivo para el ojo del espectador y que en mi caso suele dejarme sin palabras imaginándome la posible existencias de personas así en el mundo real. Pero si hablamos de personajes emblemáticos de la primera temporada como dejar de lado a Dale Cooper, agente especial del FBI que se encarga de la investigación del asesinato de Laura Palmer y que es por mucho mi personaje favorito de la serie gracias a su excéntrica personalidad la cual es el detonante múltiples momentos memorables que son de lo mejor que he visto en la pequeña pantalla. 


Finalmente hay que agradecerle a Lynch el maravilloso casting femenino que eligió para la serie el cual es todo un deleite para la vista, y es que Twin Peaks parece ser un gran lugar para vivir si lo que buscas es estar rodeado por lindas señoritas encabezadas por Mädchen Amick, Lara Flynn Boyle y la espectacular Sherilyn Fenn las cuales son un plus más para adentrarme en una historia que inicialmente me atrapo por la necesidad inherente de resolver el misterio que se esconde tras el asesinato de Laura Palmer pero que conforme pasaban los capítulos iba dejando de lado para interesarme más por conocer las motivaciones que mueven las mentes de los habitantes del pequeño pueblo de la américa profunda el cual estoy seguro oculta secretos más sombríos que un asesinato sin resolver. 

jueves, 15 de mayo de 2014

Un Nuevo Comienzo


All Out War fue el ultimo arco argumental del comic de The Walking Dead con el que Robert Kirkman nos mantuvo atrapados durante dos años en el que Rick y sus aliados se enfrentaron contra Los Salvadores, un grupo comandado por Negan los cuales cobraban como tributo la mitad de las provisiones a las nacientes comunidades, hecho por supuesto que no será del agrado de Rick que en poco tiempo se convierte en el líder de los grupos oprimidos librándose una batalla entre las dos facciones la cual será el escenario perfecto para que Kirkman construya uno de los villanos más desalmados de la historia del comic, creando un némesis perfecto para Rick, que incluso superar al villano clásico de la serie, El Gobernador. Dicho enfrentamiento se mantuvo en un constante choque de fuerzas entre los dos bandos lo que permitió que todas las “fichas” se ubicaran en el lugar que Kirkman quería para así desarrollar el inevitable encuentro final entre las dos facciones, el cual no podría resolverse de otra manera que no fuera un enfrentamiento cara a cara entre Negan y Rick.


Recuerdo cuando por fin pude llegar a ese momento en el que leía asombrado como Kirkman resolvía la situación. Mis apuesta siempre apuntaba a que Negan irremediablemente debería morir para poder crear un nuevo orden en el que todos los grupos pudiesen vivir en paz. Pero no, Kirkman se saco bajo la manga la idea de dejar a Negan vivo, y ahora que lo pienso fue la mejor decisión, no podía desperdiciar un personaje tan emblemático para la serie en apenas una veintena de números, que mejor opción entonces que encerrarlo en una celda para que así pudiese ver el futuro de las comunidades unidades, alejadas del caos absoluto con el que soñaba Negan.


Tras esto y a la espera de que saliera el nuevo número pensé ¿Que podía seguir para la historia de The Walking Dead? Lo mejor para mí siempre era sin duda que regresaran a la carretera porque la sola idea de ver a los protagonistas asentados viviendo en paz carecía de sentido, para eso mejor terminar la serie y todos felices. Con esta idea me enfrente al número 127 a la espera de cuál sería el camino que tomaría la serie, cruzando los dedos porque mis deseos fuesen escuchados. Pero que alejado estaba de la realidad porque Kirkman tenía otra sorpresa preparada y fue adelantarse unos cuantos años hacia el futuro y mostrarnos una comunidad plenamente desarrollada a la cabeza de un Rick bastante mayor que ha dejado su cara de pocos amigos y ahora parece un apacible señor mayor que camina por ahí siendo amable con todo el mundo. Vaya jugada la de Kirkman, me quito el sombrero porque esto no me lo esperaba y resultara sumamente interesante ver como se irá desarrollando todo esta trama de un Rick pacifico convertido casi en un alcalde in situ, el cual muy seguramente dentro de poco tendrá que enfundar su viejo revolver porque en el mundo de The Walking Dead los finales felices no existe, más aun si en el sótano de tu casa mantienes prisionero a una persona como Negan la cual muy seguramente hará hasta lo imposible por salir de allí.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Parásito


Una noche cualquiera el cielo nocturno se llena de pequeñas luces del tamaño de una pelota de tenis que caen sobre la tierra, en ellas viajan cientos de extraterrestres similares a gusanos que buscan conquistar la tierra al introducirse en los cuerpos de los habitantes del planeta para controlar sus mentes, convirtiéndoles en autómatas que les servirán de despensa ambulante al utilizar la sangre de los cuerpos como alimento mientras encuentran a un humano desprevenido al cual devorar con las nuevas habilidades proporcionadas por la mezcla entre el adn humano y el alienígena que convierten a los cuerpos  humanos, en una especie de plantas carnívoras sedientas de sangre. Esta es a grandes rasgos la trama de Parasyte, manga de Hitoshi Iwaaki que me ha conquistado en los pocos tomos que he leído gracias a su narración, mezcla entre comedia adolescente y gore de la vieja escuela, de la que destaco sobremanera las mutaciones creadas por el autor, como vemos en la imagen en la que un amoroso esposo tras la influencia alienígena decide solucionar los problemas maritales tomándose un bocadillo.

martes, 13 de mayo de 2014

Cinco Gundams Confirmados


Uno de los animes que marcaron mi infancia fue sin duda Gundam Wing, serie dirigida por Masashi Mukaeda para los estudios Sunrise que toma los preceptos creados por el animador Yoshiyuki Tomino a finales de los 70´s con la primera serie de la franquicia Gundam que definiría el lineamiento que se mantendría hasta la actualidad con una premisa en la que Tomino intenta retratar la verdadera naturaleza humana a través de un conflicto bélico en el que la sociedad utiliza como armas de combates robots gigantes (mechas para los amigos orientales) llamados mobile suit. Esta idea ha perdurado por más de 30 años con cerca de 25 series de animación que una y otra vez retuercen la idea de Tomino en la que se ha visto de todo, desde mundos paralelos hasta líneas de  tiempo que convergen una con la otra. Cuando vi por primera vez Gundam Wing no tenía idea que hacia parte de un legado tan amplio, para mí los únicos mechas que existían eran los que salían en la vieja serie de Mazinger Z, por eso el encontrarme con una serie en la que los robots jugaban un papel tan fundamental fue maravillo, además la historia era mucho más profunda que las series de la época con una fuerte carga política en la que la tierra ha colonizado el espacio bajo una coalición global conocida como la Alianza Unida de la Esfera Terrestre que como cualquier macrogobierno que se respete oprime a sus colonias las cuales cansadas de los constantes abusos, crean un plan para acabar con la Alianza con la construcción de cinco robots con características superiores que puedan hacer frente al poderío militar de la tierra. 


En un ataque de nostalgia decidí revivir la emoción que me producía ver las cruentas batallas entre mobile suit que caracterizaban a Gundam Wing con una de las nuevas series que tras la creación de Mukaeda continuaron con el legado de Tomino. La oferta era demasiado amplia, ocho series fueron transmitidas tras el final de Gundam Wing, de ellas Mobile Suit Gundam 00 era la que en foros especializados recibía los mejores comentarios por lo que me dispuse a enfrentarme a su primera temporada. Debo decir que a grandes rasgos la serie es buena, la animación ha mejorado considerablemente en comparación con la obra que había visto y aunque su historia no me resulto tan atractiva como la de antaño, por lo menos me mantuvo enganchado a la pantalla, especialmente sus cinco capítulos finales que son un tur de forcé que te deja sin aliento. Pese a esto me queda un sin sabor al no despertar de nuevo esa emoción que sentía al ver a los Gundam en acción, en parte es culpa de Sijii Muzushima director de la serie que le faltaron más agallas a la hora de construir los personajes los cuales brillan por su falta de carácter y que por momentos resultan casi insoportables, en especial el protagonista de la serie Setsuna F. Seiei al cual quería abofetear en cada segundo que aparecía en pantalla. Una lástima que esta nueva incursión en el mundo Gundam allá cerrado con un incierto futuro. Por ahora me quedo con el recuerdo que quedo grabado a fuego en mi memoria que es el capitulo que da nombre al post y que fue el culpable de tenerme pegado a la pantalla con la esperanza de que los rebeldes de las colonias por fin hagan justicia y terminen con la tiranía de la tierra. 

domingo, 11 de mayo de 2014

Galería de Portadas Utopía

Utopía es un magazine de ciencia ficción alemana publicado entre 1953 y 1968, siendo este la primera publicación periódica de esta índole publicada en la Alemania Occidental contando con un gran número de seguidores que esperaba su publicación cada 15 días en las que se incluía las aventuras de Jim Parker un aventurero especial que hacia las delicias de sus lectores convirtiéndose en un símbolo de la publicación que acompañaba sus aventuras con relatos cortos de algunos autores locales y una que otra traducción de obras extranjeras que completaban cada uno de los números que al día de hoy resultan casi inconseguibles en su formato físicos, por fortuna algunos números en digital se pueden rastrear por la red, de ellos tomo esta galería de portadas en las que nos encontramos con ilustraciones con un regusto pulp excepcional y que recrean lo mejor del imaginario sci fi del pueblo alemán.


Un pretérito hombre de negro se enfrenta con una criatura insectoide salida de lo mejor de las monster movies de los años 50´s.  Me queda la dudad si es el planeta tierra o algún lejano lugar por la nave que se ve al fondo, claro que ir de traje a los confines del universo no debe ser muy cómodo.


Los androides invaden el planeta, destruyen todo lo que se encuentran a su paso y se quedan con las rubias, un sueño hecho realidad que bien podría ser la portada de este blog.


Los monstruos marinos son de lo mejor y así lo piensa esta publicación que nos regala el enfrentamiento entre un hombre ataviado con escafandra y cuchillo en mano enfrentándose al hermano perdido del monstruo del Lago Ness.


La bestia de 20 Million Miles To Earth no solo ataco las principales ciudades de los Estados Unidos, si no que en su viaje de destrucción se da un paso por Bonn para acabar con el alumbrado público y de paso con la fuerte industria automotriz del país. 


¿Qué puede salir mal tras una explosión nuclear? Solamente que una criatura proveniente de las entrañas de la tierra decida destruirte a ti y a tus camaradas con cualquiera de sus tentáculos. 

viernes, 9 de mayo de 2014

Patadas Apócrifas – Bruce Le


Continuo rastreando los clones del gran Bruce Lee, el turno es para Wong Kin Lung más conocido en el mundo del cine como Bruce Le, un gimnasta reconvertido en actor que tuvo sus primeros apariciones de la mano de la todopoderosa Shaw Brothers que le dio la oportunidad de participar en pequeños papeles en películas como Rivals of Kung Fu (1974) o la maravillosa Inframan (1975) película de incalculable valor pulp y que merece para sí sola un post especial. Las cosas se mantuvieron tranquilas en los primeros años de carrera para Kin Lung pero aún no despuntaba con un papel que le diera la oportunidad de demostrar todo su talento. Su momento llego con The Clones of Bruce Lee (1997) película que desde el nombre ya indica por dónde van los tiros y que sería la punta de lanza  de todo el movimiento de la Bruceploitation en un film descaradamente psicontronico que cuenta la historia de un científico loco que busca crear tres clones de Bruce Lee mediante algunas muestras de sangre extraídas del cuerpo del pequeño dragón los cuales serian utilizados como miembros de un escuadrón élite controlado por una agencia secreta del gobierno en un despiporre visual pocas veces visto en la que además de Bruce Le, intervienen Dragon Lee y Bruce Lai para aumentar el disfrute del aficionado.

                                 

Tras algunas películas más que olvidables Kin Lung volvería a la senda que le había funcionado antes con Enter the Game of the Dead (1981) un claro exploitation de la magistral pieza de Bruce Lee en la que Kin Lung se pondría el famoso traje amarillo para recuperar unos documentos robados al gobierno chino por parte de agentes japonés que será planteado como mera excusa para introducirnos una inusitada cantidad de escenas de lucha que intentan copiar el estilo de la película original con un resultado que se queda a medio camino por mucho que se note el empeño de Le que sobresale en algunos momentos, sobre todo cuando hace suyos los nunchakus. Pero si Enter the Game of the Dead es un exploit en toda regla, su siguiente película Ninja Strikes Back (1982) sería algo así como la bastardización del genero con una película que no le tiembla la mano en convertir a Bruce Le en un James Bond de poca monta que intenta desmontar una organización mafiosa en Italia a cargo de Harold Sakata que esta vez no tiene su sombrero con navajas pero si una garra de oro al puro estilo Enter the Dragon (1973).

                                

Tras esto la carrera de Kin Lung se debatiría entre los constantes intentos de alejarse de la sombra del pequeño dragón con películas como Cameroon Connection (1984) o Future Hunters (1985) en las que interpretaba papeles bajo otros seudónimos intentando hacer carrera propia y las incontables producciones de la Bruceploitation de las que irremediablemente no podía escapar protagonizando películas de bajo presupuesto en las que todo era valido con tal de intentar montarse al carro del genero pariendo obras olvidables como Bruce Le Vs Ninja (1982) o Bruce´s Fist of Vengance (1984)  que poco a poco fueron acabando con su carera  que llegaría hasta principios de los noventa cuando se puso tras las cámaras y se dedico a crear coreografías para las películas de acción de Hong Kong con relativo éxito dejando tras de sí una serie de obras que para bien o para mal hacen parte del legado del cine de artes marciales. 

En ediciones anteriores

miércoles, 7 de mayo de 2014

Un Hogar Judio


La Tierra Sagrada nunca ha parecido más remota o inalcanzable que a los ojos de un judío de Sitka. Está en la otra punta del planeta, un lugar desdichado y gobernado por hombres a quienes solamente los une su decisión de no dejar entrar más que a un puñado exhausto de judíos de poca monta. Durante medio siglo, los hombres fuertes árabes y los partisanos musulmanes, los persas y los egipcios, los socialistas y los nacionalistas y los monárquicos, los panarabistas y los panislamistas, los tradicionalistas y el partido de Alí, todos han clavado los dientes en Eretz Yisroel y lo han roído hasta no dejar más que hueso y cartílago. Jerusalén es una ciudad de sangre y eslóganes pintados en las paredes, de cabezas cortadas sobre postes telefónicos. Los judíos observantes de todo el mundo no han abandonado su esperanza de habitar un día en la tierra de Sión. Pero a los judíos ya los han echado de allí tres veces: en 586 a.C., en 70 d.C., y de forma salvajemente definitiva en 1948. Hasta para los fieles es difícil no notar cierta sensación de desaliento acerca de sus posibilidades de volver a calzar alguna vez la puerta con el pie.

Michael Chabon describe así la idea de patria judía desde los ojos de los habitantes de Sitka, un poblado ubicado en la fría Alaska al que fueron enviados los judíos tras la Segunda Guerra Mundial y que se convierte en refugio y presidio del imaginario judío de tener un hogar propio. Esto es tomado del hasta ahora extraordinario El Sindicato de Policia Yiddish (2007), primer acercamiento que tengo con Chabon autor que tenía en el tintero desde hace un buen rato y que con los pocos capítulos que llevo de esta novela me a conquistado con ese estilo particular entre ciencia ficción y novela negra que tan pocas veces resulta bien pero que en las manos de este escritor resulta sumamente fascinante.

martes, 6 de mayo de 2014

Sobreviviendo a la Universidad


Hurgando en los archivos de la línea Vértigo me encuentro con Finals (1999) una miniserie de cuatro números escrita por Will Pfeifer y dibujada por una muy aplicada Jill Thompson los cuales nos narraran las hilarantes ocurrencias de un grupo de estudiantes que preparan el trabajo final de su carrera para poder graduarse de la Knox State University (a la que cariñosamente le llaman KAOS) que tiene como pilar una educación un tanto particular que permite cualquier tipo de exceso por parte de los estudiantes con tal de lograr los objetivos de sus proyectos finales. Así conocernos a los protagonistas de la historia, un grupo de jóvenes que encajan en los estereotipos que prevalecen en la sociedad norteamericana a los que seguir sería muy aburrido si no tuviesen unos proyectos tan desquiciados.


Wally Maurer es el guaperas del grupo el cual tiene como objetivo realizar una película con un estilo cinema verité extremo relatando los pormenores de los trabajos finales de los estudiantes de KAOS, Nancy Bierce novia de Wally que realiza un trabajo de religiones comparadas creando un culto en torno suyo que conforme pasen las paginas veremos que tan grande se puede volver, Tim Pike un ingeniero que quiere crear una máquina del tiempo, Gary Skelton un estudiante de antropología que busca convertirse en el hombre de cromagnon y Davis Oswald un divertido personaje que se dedica a realizar robos como deberes de su investigación. 


Irremediablemente los caminos de los protagonistas se encontrar generando momentos cómicos muy bien desarrollados por parte de Pfeifer que con una buena dosis de humor negro nos regala una crítica a la educación establecida y a los chicles de la juventud que parece perder su identidad al ser engullida por los modelos más convencionales. Lastima la corta duración del comic porque se pierde un poco de desarrollo de los personajes al pisar el acelerador a fondo para meternos en 99 páginas tantísimas situaciones que por momentos resultan abrumadoras, aunque en general es un trabajo disfrutable que pude animar cualquier tarde de domingo.

lunes, 5 de mayo de 2014

Gigante Steampunk


Las primeras décadas del siglo XX son un hervidero de especulación científica increíblemente interesante que tomaban las revistas del mundo académico para divulgar sus más irrisorios proyectos. Una de las primeras en introducirse en el mundo de la divulgación científica fue Science & Invention (antes conocida como The Electrical Experimenter) comandada por el ingeniero eléctrico Hugo Gernsback un adalid de la especulación científica que publicaba en las páginas de su revista artículos que no solo informaban sobre los últimos avances científicos sino que además promovía el uso de la ciencia en la solución de problemas cotidianos realizando constantes concursos en los que se invitaba a los científicos amateurs lectores del magazine a que enviaran sus ideas para mejorar la vida humana. Así es como me encuentro con la ilustración que acompaña  el post la cual representa una de las ideas enviada por un lector el cual promovía la construcción de gigantes submarinos para solucionar el problema de la superpoblación de las grandes ciudades.

En la información enviada a la revista especificaba que estas monstruosas maquinas deberían tener ochocientos metros de altura y que fuesen equipadas con ruedas de tanques lo que convertiría el submarino en un vehículo anfibio, supongo que esta información es la que toma como base el ilustrador que convirtió la idea hilvanada para ayuda de la humanidad en una maquina de destrucción masiva que no teme salir de paseo y destruir todo lo que se encuentre a su paso con sus poderos rieles y sus múltiples cañones. Me pregunto si esta visión de ayuda para la humanidad es la política de Science & Invention o es más un movimiento ilustrador que toma la información proporcionada por la revista para crear esta bestia steampunk. Quiero creer que es más un asunto del gusto pulp del artista que queda en el anonimato al solo poner parte de su nombre en la portada negándonos la posibilidad de conocer mucho más de su trabajo 

domingo, 4 de mayo de 2014

Poster del Domingo - The Beyond

Una de mis películas favoritas desde hace un montón de años es The Beyond (1981) del unas veces amado y otras veces odiado Lucio Fulci que con esta película logra uno de sus mejores trabajos o incluso su mejor trabajo detrás de las cámaras (teniendo en cuenta que estamos hablando desde la óptica de la serie b) con una historia cargada de elementos convencionales dentro del cine de género pero que en manos de Fulci se retuercen de tal manera que es imposible olvidarse de lo que pasa a través de la pantalla y no me refiero solo a las salvajes escenas gore que pululan por el film (no todos los días ves unas arañas arrancarle la lengua a un tipo) que son lo que primero se te viene a la mente  al recordar la película, si no a ese ambiente malsano que imprime el director italiano durante toda la película que te deja con una sensación incomoda y que es lo que intentaron plasmar en los poster promocionales con mayor o menor fortuna pero que visto sobre la medida de los común resultan sumamente atractivos, al menos desde el campo visual.


En pleno furor del cine slasher que mejor que una damisela en problemas para vender una película, asumo que esto pensaron los productores que nos regalan un  poster directo sin demasiadas concesiones en el que una chica con una sugerente camisa cubierta de sangre es atacada por lo que parece ser un demonio el cual ahora que lo pienso no sale en la película, de hecho la escena que se plasma en el poster, si mi memoria no me falla,  en ningún momento sucede dentro de la trama, lo que lo hace más encantador aún al ser una prueba fehaciente de la magia del mundo de la serie B que permite este tipo de licencias con tal de vender la película.


Para el mercado norteamericano la película se edito bajo el nombre de The Beyond, titulo por el que es más conocida esta obra de Fulci y que en este poster logran captar ese ambiente malsano que tanto le preocupaba al director con una imagen que recuerda poderosamente al poster clásico de The Night of the Living Dead con los muertos al acecho y que en esta oportunidad se complementa con la pareja protagonista huyendo de lo que parece ser una muerte segura. Cabe resaltar la interesante paleta de colores que utilizo el artista al realizar este poster que con algunas pinceladas logra crear un ejército de demonios aun más aterradores que los mismos muertos vivientes. 


7 Doors of Death es el nombre con el que se publico en Inglaterra con un poster en el que se cita a dos grandes del género como Texas Chainsaw Massacre y Poltergeist y que opta más por una estética cercana a las ilustraciones de las novelas pulp con una imagen que si bien no dice demasiado, por lo menos logra su objetivo que es hacernos detener por uno minutos para ver de qué va todo esto de la chica con las arañas, su fiel acompañante que corre en su ayuda y el grupo de hombres desnudos (asumo que serán los zombis de la peli) que intentan atraparle no con las mejores intenciones.


Mucho más interesante es el poster francés que realmente mete miedo con ese zombi crucificado que sin haber visto la película antes genera miles de conjeturas acompañado de  la pareja protagonista que corre arma en mano hacia un grupo de cadáveres en una imagen bastante tétrica y que recrea a la perfecciones la idea de Fulci de adentrarnos en una historia en la que sintamos que somos participes de una viaje  sin retorno a los más profundos y oscuros confines del más allá en un poster sumamente contundente.


Finalmente tenemos la cereza del pastel, el poster filipino que parece adueñarse de la idea de los japonés que no dudan en tomar los mejores momentos de las películas para crear un collage que represente la película. En este caso  ¿que podría ser mejor para un poster de una película de terror que un hombre ensangrentado, una mujer degollada por un perro,  un tipo que es arrojado de una alta cornisa, una mujer atacada por muertos vivientes, un tipo que le dispara en la cabeza a una niña diabólica al lado de un esqueleto que se levanta de su tumba y una mujer ciega que puede ver en el mundo de los muertos? ¡Absolutamente nada!.