miércoles, 11 de septiembre de 2013

La Venganza de Christina Lindberg


Una de las grandes figuras del cine de explotación es la encantadora Christina Lindberg, mujer de armas tomar que inicia su carrera en el cine en la década de los setenta con una serie de obras de carácter erótico filmadas en su natal Suecia entre las que destacan Made in Sweden (1971), Exponerad (1971) y la genial Sex At The Olympics (1972) que le sirvieron para crear una gran reputación dentro del cine de género europeo. Gracias a esto es invitada a Japón  para participar en una de las películas icónicas de las Pinku Eiga niponas, se trata de Sex & Fury (1973) dirigida por el maestro de la explotación Noribumi Suzuki el cual filma una película repleta de violencia estilizada en las que brilla con luz propia Reiko Ike, actriz capaz de hacerle sombra a Meiko Kaiji en un filme en la que la sed de venganza de la protagonista se encarga de guiar la trama mientras que Christina aporta las dosis de sensualidad necesaria para crear todo un clásico que merece ser reivindicado.

                    

Pero es sin duda su papel en Thriller: A Cruel Picture (1973) la que la llevaría a ser reconocida como uno de los iconos del cine de explotación gracias a un filme símbolo de las Rape And Revenge en la que Christina interpreta el papel de Frigga, una joven inocente de un pequeño pueblo que es raptada por un proxeneta que la engancha con la heroína y la obliga a prostituirse para así poder conseguir las dosis necesaria para mantener su adicción, cuando Frigga se revela ante su captor este no tiene una mejor idea que extirparle un ojo con un bisturí en una de las escenas más salvajes de toda la película. Es entonces cuando el filme cae en un espiral de degradación hacia el personaje que cuando está a punto de tocar fondo, recupera fuerzas y comienza a fraguar una de las venganzas más épicas de la historia del cine en la que Christina se come la pantalla con un personaje que se nutre de su obsesión por saldar cuentas con aquellos que destruyeron su vida. 

                    

Esta película marco un antes y un después en la carrera cinematográfica de Christina Lindberg que luego de Thriller : A Cruel Picture fue perdiendo fuerza, realizando esporádicos cameos en algunas películas suecas hasta casi abandonar por completo su carrera como actriz, pero con el estreno en 2003 de Kill Bill su carrera tuvo un renacer de entre las cenizas gracias al renovado interés que se genero por el cine de explotación, que la llevo de nuevo a estar en el interés del público que la veía como la figura icónica que había alimentado la mente de Quentin Tarantino para crear a The Bride, produciéndose un inusitado auge de sus películas que fueron reeditadas y presentadas de nuevo en festivales especializados en los que Christina era homenajeada por una filmografía que pese a no ser muy amplia, es la suficiente para considerarla como una de las más emblemáticas femme fatale de la historia del cine.

3 comentarios:

aldo dijo...

hermosa actriz estoy buscando datos de ella y encontre tu blog

Data dijo...

Sin duda!, Christina es una hermosa mujer y su carrera es muy interesante. Espero que te haya ayudado el post para saber un poco más sobre ella.

Saludos

Anónimo dijo...

Me encanta Thriller, pero no cambio por anda del mundo Anita!!! Christina es una fantasia de esas que ya no existen!